Estas son las supersticiones más comunes y sorprendentes de los casinos

las supersticiones más comunes y sorprendentes de los casinos

Las supersticiones más comunes de los casinos

¿Crees en la suerte? O, mejor dicho: ¿crees en la existencia de amuletos, rituales o cualquier otro elemento que pueda alterar la suerte a tu favor? Lo cierto es que lo que ocurre en cada partida, de cada juego, de cada casino físico u online del mundo, es fruto del azar, y ese azar no se puede doblegar.

Aunque, claro, hay gente convencida de que sí. En todo el mundo, muchos jugadores depositan sus esperanzas en algún elemento que pueda atraer la buena suerte. ¡Descubre cuáles! Hay algunas supersticiones que son clásicas, inmortales. Muchísima gente acude a ellas. Por ejemplo:

  • Soplar los dados: cuando juegas a los craps, (o cualquier juego de azar, aunque no sea de casino, que incluya dados), todos tendemos a soplar esos dados, como para cargarlos con nuestra energía y nuestros mejores deseos.
  • Cruzar las piernas se considera un atractor de mal fario absoluto. Como si, al hacerlo, bloquearas la llegada de la suerte y rechazaras los favores del azar.
  • Verde y rojo dominan la paleta de juego: el verde se considera uno de los colores de mejor fortuna, ya que se asocia tradicionalmente al dinero (aunque, en realidad, la mayoría de billetes que usamos ya no lo son). El rojo es más apreciado en los casinos asiáticos como color de buena fortuna (el rojo puede llegar a dominarlo todo en esos casinos), pero también se considera de buena suerte en occidente. Se piensa un poco como en fin de año: hay gente que va al casino con ropa interior de color rojo.
  • No contar el dinero si vas ganando. Si uno está perdiendo, es normal contar cuánto queda para administrar mejor las apuestas que le queden. Pero si uno va ganando y se pone a contar billetes, además de ser de extraordinario mal gusto de cara al resto de jugadores, muchos dicen que atrae el mal karma, y por chulear más de la cuenta acabas perdiendo.
  • Tu mesa favorita. Cuando algunos jugadores han tenido un par de buenas rachas seguidas en una misma mesa de blackjack o de ruleta, o en una determinada máquina tragaperras, lo toman como su mesa de la suerte, y les gusta jugar siempre ahí, molestándose incluso si está ocupada por otras personas y no pueden jugar en ese momento.
  • Apostar al número 7 y no hacerlo al 13. Hay números de la suerte muy variados, pero estos dos suelen llevarse todo el amor y todo el odio, como el mejor y el peor número al que apostar. El 7 es tradicionalmente uno de los números de suerte (por algo es un símbolo en las tragaperras clásicas). Y el 13 tiene mala fama desde que Judas traicionó a Jesucristo.
  • Llevar amuletos clásicos como la herradura, el trébol de cuatro hojas (si es que encuentras uno, porque, en fin, no son fácil de encontrar) o la pata de conejo.

Seguro que habías oído hablar de estas supersticiones, si es que no practicas alguna tú mismo. Pero espérate, porque hay muchas más, y estas te van a pillar desprevenido.

Supersticiones extrañas para atraer la buena suerte o evitar la mala

  • Insultar la bola de la ruleta. Nosotros esto no lo recomendamos, ni en el online, ni mucho menos en un casino físico, donde el crupier puede ofenderse, y tú puedes acabar de patitas en la calle por los de seguridad. Pero, en fin, hay gente para la que es un ritual decirle cosas feísimas a la bola, como para amedrentarla y que caiga en la casilla que debe.
  • Dejarse una luz abierta. En casa, en el hotel, o donde sea que te hospedes: se supone que ello aleja a los ladrones de la casa y de tu camino.
  • No usar nunca el color morado. El morado, en un casino, es lo contrario que el rojo y el verde, es un color de mal fario que no encaja bien, y según los jugadores más supersticiosos, solo te ayuda a perder.
  • No llevar ni paraguas ni maletas, ya que son dos objetos que no tienen mucho que hacer en un casino, salvo interponerse en tu camino o en el de otras personas, que tropiecen, se interrumpa el juego, y se corten las buenas vibraciones.
  • No mirar la pantalla o la ruleta es un pequeño ritual que siguen algunas personas esperando a ver si así consiguen premio que les llegue de sopetón. Como si al fijarte en los rodillos girar, o la bola saltar, estuvieras gafándolos.
  • Llevar tus amuletos por extraños o imprevistos que sean: hay gente que siempre apuesta con una misma camiseta, gente que lleva un sombrero particular, o un llavero especial, ¡y hay gente que incluso se llevan a sus “personas de la suerte”, amigos o conocidos que el jugador considera que dan buena suerte, y los quieren tener ahí al lado, plantados, mientras ellos juegan.

Sobra decir que todo esto son eso: supersticiones, sin ninguna base particular. Porque el azar es eso: azar, caos, aleatoriedad, imprevisibilidad. Así que puedes llevar todos los amuletos que quieras, mirar al tendido como Ronaldinho haciendo un pase, o apostar al 13 como si no hubiera un mañana: estadísticamente, vas a tener las mismas probabilidades de ganar.